Justicia y reinserción



El área de Justicia y Reinserción de la Fundación Paz Ciudadana tiene bajo su responsabilidad el impulso de políticas públicas vinculadas al desarrollo y modernización del ámbito penitenciario, de la reinserción y rehabilitación de los condenados para que su tratamiento y control sea un aporte concreto a la seguridad pública, y al perfeccionamiento constante del sistema de justicia juvenil, amparado por la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente.

Se vincula directamente con instituciones como el Poder Judicial, el Ministerio de Justicia, la Defensoría Penal Pública, Gendarmería de Chile y el Servicio Nacional de Menores, Sename. Los profesionales del área participan en proyectos, licitaciones públicas y asesorías vinculadas al área, así como en el desarrollo de estudios que contribuyan al tratamiento de adultos y jóvenes condenados.

Dentro de sus políticas de trabajo actuales están:

  • La creación de un Servicio Nacional de Reinserción Social.
  • El fortalecimiento de los Tribunales de Tratamiento de Drogas.
  • La consolidación y perfeccionamiento de la Ley N° 18.216 que establece penas sustitutivas a las penas restrictivas o privativas de libertad.
  • El impulso a una justicia especializada encargada de la ejecución y control de las penas.
  • Adecuaciones al Código Penal, Código Procesal Penal y Reglamento Penitenciario, entre otras.

Modernización del sistema penal y penitenciario

Una de las tareas más importantes del área de Justicia y Reinserción, es la promoción de políticas y acciones que permitan seguir modernizando nuestra justicia criminal. Si bien la Reforma Procesal Penal fue un paso importante y trascendental, en Fundación Paz Ciudadana hemos entendido que es necesario hacer adecuaciones a la normativa vigente y emprender reformas estructurales de corto, mediano y largo plazo en el área, tales como:

  • La creación de un Servicio Nacional de Reinserción, técnico y civil, distinto a Gendarmería de Chile.
  • El fortalecimiento de los Tribunales de Tratamiento de Drogas, estableciéndolo como una política para todo el país.
  • La consolidación y perfeccionamiento de la Ley N° 18.216, que otorgue reales posibilidades de reinserción y rehabilitación de quienes han infringido la ley penal.
  • El impulso a una justicia especializada encargada de la ejecución y control de las penas, con tribunales y profesionales adhoc.
  • La definitiva separación del actual Servicio Nacional de Menores, y la creación de Un Servicio Nacional de Responsabilidad Penal Adolescente, a cargo del tratamiento, control y reinserción de los jóvenes que han cometido delitos.

Tribunales de Tratamiento de Drogas (TTD):

Los TTD son un programa que surge al alero de la denominada “Justicia Terapéutica”. En este contexto, buscan intervenir en procesos penales en curso, mediante la integración de estos con los servicios de tratamiento, la participación multidisciplinaria y la colaboración con organizaciones comunitarias y gubernamentales.

El primer TTD se creó en 1989, en Miami, en el condado de Dade, Estado de Florida; y hoy superan los 2.000 tribunales de este tipo en EE.UU. En los tribunales de tratamiento de drogas, los participantes usualmente interactúan directamente con el juez y con otros miembros del equipo (fiscales, defensores, profesionales del centro de tratamiento), en vez de dirigirse exclusivamente al juez, como ocurren en los procedimientos tradicionales.

Implementación en Chile

Los TTD son un programa o procedimiento penal alternativo dentro del sistema de justicia, que está dirigido a infractores cuyos delitos están relacionados con su consumo problemático de drogas. Su función principal es derivar a infractores a rehabilitación bajo supervisión judicial, de manera de facilitar el proceso de cambio y favorecer la adherencia al tratamiento. Para lograr estos propósitos se requiere de metodología específica para todos los intervinientes, especialmente jueces, fiscales y defensores.

Con el objeto de disminuir la delincuencia asociada a las drogas, en el año 2004, se instaló en Chile el modelo de Tribunales de Tratamiento de Drogas (TTD), con un primer piloto en Valparaíso. Desde el año 2011, el programa se ha institucionalizado como una política pública, quedando radicado su impulso en el Ministerio de Justicia a través de la Unidad de Tratamiento de Drogas, siendo además fundamental el apoyo de variadas instituciones como Senda, el Ministerio Público, la Defensoría Penal Pública y el Poder Judicial.

Actualmente, el Programa TTD está funcionando en 29 tribunales, distribuidos en 10 regiones del país (I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX y RM).