Balaceras son la causa de mayor temor en la Legua y crece unidad entre los vecinos para enfrentar la delincuencia -->



Balaceras son la causa de mayor temor en la Legua y crece unidad entre los vecinos para enfrentar la delincuencia


En pleno corazón de La Legua, la Municipalidad de San Joaquín y Fundación Paz Ciudadana dieron a conocer esta mañana los resultados de una completa encuesta que busca conocer los principales factores que inciden en la victimización, inseguridad y temor de esta población de Santiago, destacando además la unidad y coordinación de los propios vecinos para hacer frente a la delincuencia.

En el centro comunitario del lugar, la directora ejecutiva de la fundación, Catalina Mertz, hizo entrega de los resultados de la medición encargada al alcalde de la comuna, Sergio Echeverría, y que abarca un total de 462 hogares encuestados de las poblaciones Legua Vieja, Legua Nueva y Legua Emergencia entre octubre y noviembre del año pasado.

“Desde el año 2011 que no se hacía una encuesta tan profunda en la Legua. En esta medición que fue cara a cara, los vecinos mostraron sus principales preocupaciones y eso es altamente valorable, pues identificaron con precisión los factores que inciden en la inseguridad y temor. El municipio  ha sido proactivo en solicitar el análisis y cuenta con información actualizada para el desarrollo de sus políticas de seguridad”, dijo Catalina Mertz.

Por su parte, el alcalde Sergio Echeverría valoró los resultados que se desprenden de esta medición: “Este es un instrumento muy valioso que nos permite ir más allá de las percepciones particulares que nosotros podemos tener al transitar por las calles de La Legua. Esta es la opinión, principalmente, de aquellos vecinos que no participan de las agrupaciones sociales, deportivas, culturales o religiosas, es la visión de personas anónimas que nos indican cómo ven su población hoy”.

Las cifras: Inseguridad, desorden y temor

De acuerdo a los vecinos, las principales causas de los niveles de delincuencia que actualmente existen en estas tres zonas, son la falta de efectividad y de presencia de las policías (ambos con tasas de respuesta superior al 23%), a los que se suman la inadecuada oferta de espacios públicos y la ocupación del barrio por pandillas y grupos peligrosos.

Dentro de los principales resultados, la encuesta destaca que los vecinos de estas tres unidades se sienten menos seguros en canchas y multicanchas (38,4%), parques y plazas (37,4%), calles y pasajes (36,7%), así como en los paraderos de la locomoción colectiva (28,1%), a la hora de ir o regresar a su trabajo.

Asimismo, identifican al consumo de alcohol o drogas en la vía pública (79%), la venta y tráfico de sustancias prohibidas (72%) y el uso del lenguaje grosero y agresivo en la vía pública (68%) como las tres situaciones de desórdenes más frecuentes en el barrio.

Al ser consultados sobre las situaciones que más causan temor en el barrio, la mayoría de las personas indicaron que eran las balaceras (53,6%) y los asaltos en las calles (14,5%) los mayores problemas. Dentro de las principales causas de las primeras, según los vecinos, estarían los ajustes de cuentas por narcotráfico (39%) y peleas entre bandas rivales de delincuentes (31%).

Llama también la atención, que los enfrentamientos de grupos armados y el uso de armas de fuego o blancas, se mantengan en la medición respecto a la realizada en 2011 y que sean una de las situaciones de desorden más frecuentes vinculadas al consumo de drogas.

Crece unidad y coordinación de los vecinos

Sin embargo, y pese a lo que pareciera pensarse, la victimización del barrio sólo llega a un 14%, muy por debajo del promedio comunal (39,8%) y nacional (38,9%). En el 86% de los casos las personas han denunciado haber sido víctimas de un delito en particular.

De acuerdo a la medición, la mayoría de los delitos tienden a concentrarse durante los fines de semana (jueves, viernes y sábado con un 64%) y en horario nocturno (60%) que va entre las seis de la tarde y las 6 de la mañana del día siguiente.

Un ítem destacado es el crecimiento en la unión y la asociatividad de los vecinos, respecto a la última encuesta realizada en la población el año 2011. El 66% de los consultados señala que los habitantes de la Legua actúan con solidaridad, que hay respeto entre ellos, que se comparten los mismos valores y que la mayoría trabaja por mejorar la calidad de vida de su entorno.

Dentro de las medidas que han ayudado en esta coordinación, están el intercambio de números telefónicos entre los vecinos, la aplicación de sistemas de vigilancia y el acuerdo explícito de llamar a la policía cuando alguien del barrio está en una situación de riesgo.

Una buena valoración también se ha dado a la gestión municipal en materias de seguridad en la comuna, así como al trabajo de las juntas de vecinos.