Barrios Rojos: Un problema con solución -->



Barrios Rojos: Un problema con solución


El debate sobre un presunto barrio rojo en el centro de la ciudad, despierta la sensación de inseguridad, tanto en las autoridades como en la ciudadanía. La concentración de determinados locales nocturnos, bares y cafés podría convertir ese barrio en un foco delictual, realidad que ya se vive en otras ciudades del país.

Hace tres años, la Fiscalía Metropolitana Centro-Norte llevó a cabo, en conjunto con ambas policías y juntas de vecinos, una serie de iniciativas con el objetivo de enfrentar el problema de la prostitución clandestina en los conocidos cafés del casco histórico de Santiago.

Se había detectado que estos lugares favorecían la comisión delitos como el tráfico de drogas y brindaban oportunidades a asaltantes y lanzas, generando un alto temor entre los vecinos y transeúntes. Para solucionar este problema, la Fiscalía implementó diversas técnicas que combinaban la persecución penal con estrategias preventivas de control. Se realizó un catastro de los locales comerciales que facilitaban la comisión de delitos, se fiscalizaron las patentes de estos mismos locales y se instaló un sistema de vigilancia permanente, apoyado por un trabajo de inteligencia.

Para evitar que ciertos barrios se conviertan en áreas de concentración de delitos, no sólo es necesario el trabajo coordinado de las autoridades -policías, fiscales y gobiernos locales-, sino además una activa participación de la ciudadanía, que puede asumir un rol de vigilante natural del entorno en el que ella se desenvuelve día a día.