Columna de Directora Ejecutiva: “ENUSC 2012: Avances y Desafíos” -->



Columna de Directora Ejecutiva: “ENUSC 2012: Avances y Desafíos”


Una fuerte disminución de la victimización para el último año, en relación con el anterior, que alcanzó los 4,8 puntos porcentuales, arrojó la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana año 2012. Los resultados de la medición constituyen una buena noticia.

Es positivo para el país que se cometan menos delitos, sin embargo, se debe tener cuidado en las lecturas interanuales que nos lleven de manera frenética a dar explicaciones de éxitos y fracasos bruscamente. Mientras el año 2011 aumentó el porcentaje de victimización -y muchos hablaban de fracasos- ahora, en cambio, las cuentas son alegres.

Para evitar estos vaivenes, es deseable poner atención en las grandes tendencias, las que nos muestran una curva descendente en la criminalidad del país desde el año 2005. En siete años ha bajado en 12 puntos porcentuales la victimización en el país y eso es muy bueno. Lo mismo en relación con las bajas particulares de ciertos delitos de alta connotación que hoy muestran disminuciones importantes, como el robo por sorpresa y el residencial.

Adicionalmente, los análisis nos deben llevar a otra reflexión, cual es la de considerar no solo estas grandes tendencias, que hoy son positivas, sino también atender la de determinados barrios y sectores que hoy sabemos – a partir del Índice Paz Ciudadana Adimark- presentan un patrón de concentración tal que implican que el 25% de los hogares concentre el 90% de los robo e intentos de robo.

El desafío está hoy en focalizar el accionar delictivo en estos territorios, por medio de aquellos planes y programas que cuentan con evaluaciones positivas y se basan en evidencia. El reto consiste en permear las decisiones presupuestarias de cada año con esta información, y así lograr aumentos en la cobertura de programas que hoy sí impactan en disminuir reincidencias, en romper trayectorias delictivas prolíficas y, por ende, en reducir los delitos.

También es positivo mantener un trabajo de mejora en la gestión de los entes de persecución, incorporando principios que hoy se sabe deben estar a la base de una estrategia inteligente: la información oportuna, la toma de decisiones en base a ellas y la rendición periódica de cuentas son parte de ellos. Hoy, el país puede dar cuenta de avances importantes en materia de seguridad ciudadana, lo que se une a la ventana de oportunidad de tener un año eleccionario donde pueden delinearse las estrategias de los próximos años que permitan mantener estas tendencias y profundizar la disminución delictual en los sectores más afectados.