¿Cumplen las cárceles con su rol en rehabilitación y reinserción? -->



¿Cumplen las cárceles con su rol en rehabilitación y reinserción?


Señor Director:

El debate en torno a la “crisis carcelaria” no ha incorporado la visión más general del problema. La cárcel es sólo una parte del sistema de cumplimiento de penas. Para generar un impacto relevante en cuanto a disminución de reincidencia y delincuencia, este sistema debe ser reformado de manera integral. Esto implica considerar al menos tres aspectos centrales: cómo se asignan las penas, qué ofertas de castigos existen y cómo se aplican.

La forma en que se asignan las penas hoy, responde preferentemente a aspectos generales del delito y a un juego de agravantes y atenuantes bastante estándar. Se debe avanzar hacia la inclusión de criterios que aborden las particularidades reales de cada caso.

A su vez, el abanico de posibles sanciones hoy es escaso y poco focalizado. Para dar respuesta a una lógica de penalización que considere el caso a caso, hay que generar mayor variedad y especialización en los castigos.

Finalmente la calidad de las sanciones es la que ha gatillado el debate de la crisis. Se debe invertir en especializar a los funcionarios y mejorar las condiciones de todos los tipos de penas (en reclusión y libertad), además de aumentar y mejorar la oferta de programas de intervención.

Sólo en la medida de que el sistema de cumplimiento de penas se adecue en todas sus etapas a las características del hecho y autor y que entregue respuestas de calidad, podremos mejorar en reinserción y rehabilitación.