Exitoso Seminario sobre Reinserción y Rehabilitación de Paz Ciudadana -->



Exitoso Seminario sobre Reinserción y Rehabilitación de Paz Ciudadana


La inauguración del Seminario “Reinserción y Rehabilitación de Infractores: un desafío pendiente” estuvo a cargo de la Defensora Nacional, Paula Vial, quien aseguró que  “la cárcel no resuelve muchos de los conflictos penales, sino que los exacerba”.

Para la Directora Ejecutiva de Fundación Paz Ciudadana, Francisca Werth, “es fácil hablar de lo malo, de la delincuencia, de la cárcel,  de tantas historias de reincidencia. Lo difícil es hablar de experiencias positivas, reconocer que hay posibilidades y que hay quienes se esfuerzan por que haya reinserción y rehabilitación. Ésa es justamente la gracia de nuestro Concurso de Buenas Prácticas, que pudimos conocer experiencias positivas y exitosas en esta materia”.

Durante el último año ha comenzado a instalarse en la agenda de instituciones vinculadas al trabajo con infractores, el tema de la rehabilitación y reinserción de infractores de ley. Si bien la evidencia internacional ha mostrado importantes avances en esta área, Chile está muy lejos de contar con una política real que fomente la rehabilitación y reinserción de la población condenada. De hecho, Gendarmería dispone sólo del 2,4% de su presupuesto para estos fines.

Cada año egresan más de 17.000 personas de las cárceles, para las cuales existen sólo 350 cupos en programas de reinserción. La oferta dentro de la cárcel también es escasa, sin contar la sobrepoblación, que supera el 50% a nivel nacional, situación que afecta negativamente cualquier proceso re socializador al desencadenar situaciones de violencia entre los internos.

En este contexto, el Seminario “Rehabilitación y Reinserción de Infractores: una tarea pendiente”, organizado por Fundación Paz Ciudadana, se creó con la finalidad de aportar con información y estrategias basadas en la evidencia respecto de este tema.

El invitado y expositor de este encuentro fue el profesor de Justicia y Desarrollo Humano en la Escuela de Derecho de la Universidad de Queen, en Belfast, Shadd Maruna. Autor de cuatro libros sobre reinserción y rehabilitación, además de otras publicaciones, Maruna expuso sobre el desistimiento frente al delito, la forma en que los infractores reconstruyen sus vidas y los modelos que se aplican para el trabajo de la reinserción de infractores. Según el psicólogo, los infractores “tienen derecho y deben restituir el daño que han causado a la sociedad. Ellos han tomado mucho de la sociedad y, al salir en libertad, es el momento de devolver aquello que han tomado de ésta”.

En la ocasión, se premió, además, a los mejores trabajos del “Concurso  buenas prácticas en reinserción y rehabilitación de infractores de ley”, organizado por Fundación Paz Ciudadana. El primer lugar fue para el  Proyecto “Volver a confiar”, del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile. Se trata de un proyecto de reintegración social para 30 hombres y mujeres que salen de la cárcel y regresan a la comuna de La Pintana.

El segundo lugar, fue para el Programa “Nueva estrategia de Intervención Abriendo puertas y oportunidades”, del Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado de Valdivia. El objetivo de este proyecto es implementar una estrategia de intervención que permita potenciar un nuevo proyecto de vida futuro de los adolescentes, promoviendo el desarrollo de habilidades y capacidades

El tercer lugar, fue para el “Programa de Bonificación a la Contratación de Personas que han Cumplido Condena y se encuentran en proceso de Reinserción Social del Patronato Nacional de Reos”. Este programa busca desarrollar acciones de habilitación y colocación laboral como parte del proceso de reinserción social postpenitenciaria en sujetos que hayan cumplido condena en el sistema de justicia penal o se encuentren en libertad condicional.

Testimonio: “Doy gracias de que me hayan pillado ese día, porque estoy mejor”

G.A.C. tenía 16 años cuando cometió su primer robo a mano armada y bajo los efectos del alcohol en contra de un taxista. Pero fue la segunda vez cuando lo detuvieron y lo condenaron a seis años por ambos delitos. Lleva un año y medio en el Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado de la Región de Los Ríos (CIP-CRC), del Sename y, después de participar en talleres de tenis y de haber estudiado secretariado contable computacional, asegura que “fue una parte de mi vida que ya pasé y que tengo que dejar atrás. A veces prefiero ni acordarme. Al principio yo estaba enojado con Carabineros, porque ellos me habían traído a este centro. Ahora me doy cuenta de que yo caí solito, por mi culpa. Y doy gracias de que me hayan pillado ese día, porque estoy mejor. Quizás cómo hubiera sido mi futuro si hubiera seguido con esa vida”.

La directora del Centro, Verónica Zárate, explica que el apoyo de la familia de este joven ha sido fundamental, aunque hayan tenido que pasar por el duelo de asumir que ya no estará en la casa y pasará algunos años en este Centro.

Descargue la nota publicada por La Segunda aquí.