Fundación Paz Ciudadana conoce conclusiones de estudio sobre persecución penal de delitos violentos. -->



Fundación Paz Ciudadana conoce conclusiones de estudio sobre persecución penal de delitos violentos.


La Directora Ejecutiva de Fundación Paz Ciudadana, Javiera Blanco, asistió esta tarde a la presentación de los principales hallazgos del estudio de persecución penal de delitos complejos, que lleva adelante el Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), dependiente de la OEA.

La actividad se realizó en el marco de los coloquios del Programa de Reformas Procesales y Litigación de la Universidad Diego Portales. Asistieron el Director Ejecutivo de CEJA, Cristián Riego; el investigador a cargo del estudio, Eduardo Alcaíno; la Subsecretaria de Justicia, Patricia Pérez; el Defensor Nacional, Georgy Schubert; el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Juan Enrique Vargas; fiscales, representantes de la Policía de Investigaciones de Chile, académicos y abogados.

El Centro de Estudios de las Américas (CEJA) dependiente de la OEA presentó el avance de un informe que documenta los problemas que se generan en los procesos investigativos que lleva el Ministerio Público y las policías, en especial, -en el caso de robos violentos.
La investigación en curso focalizada en Chile y Colombia (en este país, sobre los homicidios) arroja para el primero la existencia de procedimientos burocráticos en la recopilación de pruebas, falta de coordinación entre el Ministerio Público y las policías para resolver exitosamente las investigaciones.

El estudio detecta también la falta de incentivos que tienen estas instituciones para cumplir sus labores.

En el tanto, según detalla el estudio, el Ministerio Público da prioridad a las causas más sencillas que toman menos tiempo, porque no hay incentivos institucionales para que se ocupen de los delitos más complejos.

De esta manera, según señaló CEJA, la falta de recursos, la escasa coordinación como la ausencia de protocolos que orienten y perfeccionen el trabajo en conjunto de la fiscalía y las policías en la investigación de robos violentos sobresalen como los elementos discordantes y que retrasan la efectividad del proceso de recolección y posterior condena.
El estudio a cargo de Eduardo Alcaíno se refiere a analizar la capacidad del sistema penal en la persecución de robos violentos, en el marco de la discusión actual sobre el funcionamiento del sistema penal.