Fundación Paz Ciudadana propone 8 reformas para combatir y prevenir la delincuencia en el país -->



Fundación Paz Ciudadana propone 8 reformas para combatir y prevenir la delincuencia en el país


Ocho cambios de largo, mediano y corto plazo propuso en su Consejo Consultivo 2014, la Fundación Paz Ciudadana para combatir la delincuencia y violencia en el país, a sólo días de presentar su índice de victimización y que develó el alza más alta de los últimos 14 años de la medición.

Ante las principales autoridades en las áreas de seguridad y justicia —entre los que estaban el fiscal nacional, Sabas Chahuán, el ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Peñailillo y los altos mandos de Carabineros e Investigaciones— tanto el vicepresidente de la institución, Bernardo Matte como la directora ejecutiva, Catalina Mertz, reiteraron la necesidad de innovar y optimizar las estrategias tanto en materia de prevención como en la persecución criminal.

“Lo que funcionó en materia de seguridad pública durante los últimos 10 años, ya no está rindiendo frutos, y nos obliga a repensar lo que como país estamos haciendo para reducir los delitos. No sólo este indicador, sino que otros fenómenos de violencia y delincuencia que están ocurriendo en el país, hacen patente que es indispensable abrirnos a los cambios estructurales que se requieren para evitar que estos problemas escalen o se vuelvan endémicos”, dijo en su exposición el vicepresidente de la Fundación, Bernardo Matte.

8 prioridades: Los desafíos de tercera generación en seguridad pública

Según Catalina Mertz, directora ejecutiva de la Fundación, el país debe avanzar decididamente en al menos 8 caminos para mejorar la seguridad ciudadana, tanto a nivel preventivo y de antelación del delito, como en el despliegue de estrategias y coordinaciones que permitan optimizar la persecución de fiscales y policías.

En primer lugar —explicó la economista— es necesario instalar programas especializados y focalizados en primera infancia. “Chile debe crear una oferta pública temprana, eficaz y con las coberturas necesarias. Este será el presupuesto por lejos mejor gastado”, señaló.

Por otra parte, dijo, hay que interrumpir con la mayor celeridad las carreras delictivas iniciadas por jóvenes. Para ello, explicó Mertz, es imprescindible y urgente crear el Servicio Nacional de Responsabilidad Penal Adolescente y dividir el actual Sename. “Hay transversalidad política y técnica hoy para optar por ese camino”, expresó.

Como tercera medida, señaló que hay que ampliar el programa de Tribunales de Tratamiento de Drogas (TTD) a todo el país, presente en algunas regiones con resultados exitosos. Asimismo, llamó a aumentar los cupos de rehabilitación en las cárceles chilenas.

Dentro del área de prevención, también pidió abordar con decisión la creación de un Servicio Nacional de Reinserción Social. “El gobierno, a través del ministerio de Justicia, ha tomado la tarea de darle al país esta nueva institucionalidad. Eso es positivo, porque una política penitenciaria integral no puede terminar con el castigo, sino que debe promover de insumos para alimentar las estrategias de seguridad pública”, señaló Mertz.

Como quinta medida, la directora ejecutiva, llamó a desarrollar políticas y regulaciones urbanas que incorporen estándares de seguridad. “El espacio físico, barrial, o en cascos históricos, por ejemplo, juega un papel preponderante en la comisión de los delitos más frecuentes en Chile. Hay que incorporar —agregó la experta— elementos de prevención mediante el diseño ambiental en todos sus niveles, desde la instalación de luminarias hasta el mobiliario urbano”.

Como sexta medida inmediata, llamó al Ministerio Público y policías a masificar el uso del análisis criminal de modo que, señaló, “las instituciones puedan detectar tempranamente patrones en la actividad delictiva y desplegar estrategias y tácticas de persecución con resultados, dejando atrás la tramitación caso a caso”.

La séptima medida está relacionada —agregó Mertz— con el desarrollo de estrategias de persecución policial y judicial específicas para delitos y problemas específicos. En esta materia, Paz Ciudadana plantea el desarrollo de fuerzas de tarea de policías y fiscales para desbaratar mercados de venta de bienes robados y atacar la violencia con armas de fuego en barrios críticos del país.

Por último, y como viejo anhelo, señaló Mertz, es necesario implementar definitivamente un Banco Unificado de Datos (BUD), que permita reunir toda la información que manejan las instituciones de seguridad y justicia para la mejor toma de decisiones de las mismas en terreno. “La información generada con recursos de todos los chilenos tiene que estar disponible para mejorar la persecución criminal. Por ejemplo, hoy no contamos con un registro actualizado y único de prófugos, y eso es mucha ventaja para la delincuencia”, señaló.

En la fotografía: el vicepresidente de Fundación Paz Ciudadana, Bernardo Matte expone en el Consejo Consultivo 2014.

Bajar presentación: Los desafíos de tercera generación en seguridad pública