Paz Ciudadana y estudio sobre comercio ilegal: “hay vinculación directa con la delincuencia por lo que deben trabajarse políticas focalizadas”


Como muy positivo calificó la Fundación Paz Ciudadana el estudio presentado esta mañana por la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC), financiado por la Subsecretaría del Delito, que muestra una radiografía del comercio ambulante ilegal en Santiago y el impacto que éste tiene en la seguridad pública.

Según el estudio —que consultó a 80 vendedores informales, 50 comerciantes establecidos y 250 compradores distribuidos en 6 zonas de la capital, como el paradero 14 de La Florida, el centro de Providencia y el Barrio Meiggs de Santiago— una política adecuada en la materia debería incluir incentivos a la formalización, mayor fiscalización, la recuperación de espacios públicos, además de acciones de desincentivo para los compradores, que incluya sanciones pecuniarias y campañas para evitar la compra en lugares no autorizados.

Para la directora de la Fundación Paz Ciudadana, Catalina Mertz, más allá del impacto que la actividad tiene en el comercio legalmente establecido y en materia tributaria, es importante establecer su conexión con actividades delictuales para abordarla con acciones focalizadas que tengan alto impacto.

“Es necesaria una concurrencia de distintas instituciones, desde los municipios para ver cómo trabaja con los vendedores ambulantes y qué niveles de tolerancia tienen frente a esta actividad, hasta las policías para un fiscalización focalizada y también con otros organismos para erradicar a quienes están causando problemas”, señaló la directora.

Mertz explicó que la tasa de victimización del comercio establecido es más alta en lugares donde está rodeado de comercio ilegal y que justamente se trata de calles con alta afluencia de público que permiten, por ejemplo, la comisión de delitos de oportunidad.

“La CNC ubica la tasa de victimización del comercio más alta en aquellos lugares en que está rodeado de comercio ambulante ilegal. Y en términos generales, en ellos se concentran altas aglomeraciones de público en donde hay, por ejemplo, una alta concurrencia de lanzazos. Hay, por ende, una vinculación directa con la delincuencia”, afirmó.

Para la economista, la información derivada del estudio es relevante para, primero, conocer con mayor detalle cómo se conforma y comportan las personas dedicadas a la actividad comercial ilegal, y segundo, para el despliegue de tácticas y estrategias vinculantes en el área.