Noticias


Programa Paz Educa ya está instalado en colegios de Pirque y San Bernardo


Con el fin de prevenir episodios de violencia en las aulas y el entorno de los establecimientos educacionales, las fundaciones Paz Ciudadana e Ibáñez Atkinson, pusieron en marcha la tercera versión de su programa de gestión para mejorar la convivencia escolar, Paz Educa.

La iniciativa, que desde el año 2004 ha beneficiado a más de 22 mil escolares de colegios vulnerables de Lo Barnechea y la Florida, se extenderá al Liceo El Llano de Pirque, establecimiento donde fue presentado, y a la Escuela Escritora Marcela Paz de San Bernardo, favoreciendo a otros mil niños, niñas y jóvenes de pre básica a cuarto medio.

Una de las novedades del programa, es el reporte en línea de las actividades de todos los cursos de ambos colegios a través de la plataforma “Paz Book”, desarrollada por Paz Ciudadana, con el fin de generar datos estadísticos sobre el comportamiento de los escolares, sus faltas y reconocimientos positivos, para actuar rápidamente y desplegar las mejores estrategias de prevención por parte del profesorado cuando corresponda.

“Queremos fortalecer la convivencia de los colegios, promoviendo estrategias de prevención, el monitoreo de datos y la gestión de los espacios, para así impactar en la reducción de la violencia y mejorar el clima en que se desenvuelven directivos, niños, profesores, padres y apoderados”, señaló en la actividad de puesta en marcha el director ejecutivo de Paz Ciudadana, Daniel Johnson.

En tanto, Daniela del Valle, gerente general de Fundación Ibáñez Atkinson, señaló que con el programa buscan la promoción de valores cívicos en niños y jóvenes. “Creemos que la tolerancia, el respeto y la solidaridad en el contexto escolar son fundamentales para la convivencia pacífica de todos los estamentos”, dijo.

El programa Paz Educa busca a través del desarrollo de 4 ejes — disciplina formativa, información, prevención focalizada y situacional— mejorar las relaciones de profesores, alumnos, personal paradocente y padres y apoderados, mediante el refuerzo positivo de las acciones y evitando el castigo, como por ejemplo, la cancelación de una matrícula ante la comisión de una falta.

Donde se ha aplicado el programa Paz Educa —explicó Johnson— se ha logrado disminuir en un 22,7% acciones que perjudicaban la infraestructura de un colegio (romper sillas, rayar murallas, etc.), en un 13,8% quienes llevaban armas al establecimiento; y un 11,2% los alumnos víctimas de golpes, entre otros.

Según un reporte público de la Superintendencia de Educación entregado en 2016, las denuncias por maltrato a niños, niñas y jóvenes en los colegios crecieron respecto al 2015, variando fuertemente las agresiones sexuales con un 59% de más casos, y el maltrato a estudiantes en un 27,8%, consignando también que aumentaron las denuncias de discriminación física e intelectual.

El programa Paz Educa está en línea con lo dispuesto en la Ley N° 20.536 sobre Violencia Escolar que rige desde el 2011 en el país, que modificó la Ley General de Educación, y que promueve la buena convivencia y prevención de toda forma de violencia física o psicológica, agresiones y hostigamientos, obligando a los establecimientos a contar con encargados de convivencia, un plan de gestión y un reglamento interno que regule las relaciones entre el colegio y los distintos actores de la comunidad escolar.