Noticias


VICTIMIZACIÓN SE MANTIENE ALTA, SUBE EN LA REGIÓN METROPOLITANA Y ES MAYOR EN LOS HOGARES DE NIVEL SOCIECONÓMICO ALTO Y MEDIO


 

DESCARGA LA PRESENTACIÓN:

VF – IPC 2017 Versión conferencia V5

-Policías obtienen la peor calificación de los últimos 10 años y crece insatisfacción con el actuar de éstas y la Fiscalía. Gobierno, autoridades e instituciones de seguridad y justicia siguen con baja evaluación ciudadana.

-La concentración de delitos aumenta, el 87,7% de los delitos ocurre en el 25,8% de los hogares de Chile, por lo que Paz Ciudadana llamó a un cambio urgente en la forma de abordar la delincuencia en un nuevo Gobierno.

La victimización no cede  y se mantiene alta en el país. Esa es la principal conclusión a la que llegan los resultados del Índice Nacional de Victimización 2017 entregado esta mañana por la Fundación Paz Ciudadana y en la que destaca también la peor evaluación de las policías (Carabineros y PDI) en los últimos 10 años.

La encuesta —que se aplicó a un total de 5.529 hogares de las capitales del país, además de la Región Metropolitana dividida en 4 zonas— arroja una victimización que pasa de un 38% en 2016 a un 39,5% en 2017, variación que hace mantenerla dentro del margen de error (+/-1,32%), pero con aumentos en las comunas del Gran Santiago y los hogares de los niveles socioeconómicos (NSE) altos y medios.

“La victimización se mantiene alta y se distribuye de manera uniforme en el territorio. Por ello, las instituciones y autoridades requieren de nuevos modelos de gestión que fortalezcan las acciones preventivas y de persecución criminal inteligente, que reemplacen una estructura esencialmente reactiva. Los resultados muestran que las acciones emprendidas no están siendo efectivas”, señaló el director ejecutivo de Paz Ciudadana, Daniel Johnson.

Victimización: 4 de cada 10 hogares ha sido víctima de un robo o intento de robo en los últimos 6 meses.

El índice de victimización expresa el porcentaje de hogares donde uno o más miembros de la familia han sido víctimas de algún robo o intento de robo en los últimos 6 meses. Se construye a partir de 4 preguntas que consideran la ocurrencia de delitos de robo o intento de robo con o sin violencia, dentro o fuera del hogar.

Pese a los esfuerzos realizados —señalaron en la Fundación— en la medición de septiembre 2017 el índice de victimización se mantiene alto en relación a su historia, alcanzando un 39,5%. Es decir, 4 de cada 10 hogares ha sido víctima de un robo o intento de robo en los últimos 6 meses.

Los hogares de nivel socioeconómico alto son los más victimizados, llegando a un 46,8%, le siguen los de nivel Medio con un 41,4% y finalmente el nivel Bajo con un 33,3%. En relación al año 2016, lo más destacable es un aumento del porcentaje de hogares victimizados en el nivel socioeconómico medio de 38,8% al 41,4% (ver gráfico N° 5).

En un análisis geográfico, al comparar los resultados del 2017 con el año anterior no se evidencian variaciones significativas en los hogares victimizados del Gran Santiago.

El mayor porcentaje de victimización se registra en el sector nor-poniente con un 45,4% (Quilicura, Conchalí, Huechuraba, Recoleta, Independencia, Renca, Cerro Navia, Quinta Normal, Lo Prado, Estación Central y Pudahuel), seguido de cerca por el área sur-poniente con un 42,6% (Pedro Aguirre Cerda, Lo Espejo, Cerrillos, Maipú, El Bosque, Padre Hurtado y San Bernardo), en tercer lugar se ubica el sector sur-oriente con un 42,1 % y finalmente el sector nor-oriente con un 38,9% (ver gráfico N° 7).

Respecto de los perfiles de los delitos, estos son similares a los relevados en el año 2016: El porcentaje de delitos que ocurren en la vía pública es 6 veces mayor que los que ocurren en el hogar, alcanzando un 85,6% y un 14,4% respectivamente. En tanto, los delitos violentos son un 22,4% del total (ver gráficos N° 8 y 9).

Re victimización: El 25,8% de los hogares concentran el 87,7% de los robos e intentos de robo y esa concentración aumenta.

La re-victimización se construye a partir de la cantidad de veces que han sido víctimas de delitos de robo e intento de robo los miembros de la familia en un hogar. Los hogares re victimizados son aquellos que durante los últimos 6 meses han sido víctimas en más de una ocasión.

El porcentaje de hogares que declaran haber sido re-victimizados (afectados más de 1 vez en el período) aumenta levemente respecto del año anterior, de 24,5% en 2016 a 25,8% en 2017, variación que no es estadísticamente significativa. (ver gráfico N°10).

Por su parte, el 25,8% de hogares re-victimizados concentra el 87,7% de los delitos (robos e intentos de robo y hurto). Esta proporción aumenta respecto de 2016, cuando concentraban el 86,6% de los delitos. (ver gráfico N°11).

La re-victimización aumenta en regiones (de 20,6% en 2016 a 23,4% En el 2017) y proporcionalmente mayor en hogares de nivel socioeconómico alto (33,7%). (ver gráfico N°12).

Denuncias: Solo el 55,1% de los hogares victimas denuncia y crece insatisfacción con el actuar de la Fiscalía, Carabineros y la PDI.

El índice de denuncia expresa el porcentaje de víctimas de robos efectivos que denunciaron el hecho. Se construye a partir de dos preguntas, A usted o la persona víctima de robo o intento de robo, ¿le robaron algo? y ¿realizó la denuncia?

El porcentaje de personas que denuncia los delitos aumenta levemente este año (de 52,6% en 2016 a 55,1% en 2017), variación que no es estadísticamente significativa. (ver gráfico N° 13).

También se detecta un aumento en la insatisfacción de las víctimas que han efectuado denuncias, respecto a la respuesta recibida por parte de la policía.

El porcentaje de  “insatisfechos” y “muy insatisfechos” con la actuación de la policía —después de denunciar— el año 2016 fue de 42%, mientras que el 2017 registra un 44%. (Ver gráfico N°14).

Por su parte, la insatisfacción de los denunciantes con el actuar de la fiscalía se mantiene mucho mayor que en el caso de las policías, y no varía significativamente respecto del año anterior, con un 67% en 2016 y un 65% en 2017. (Ver gráfico N°15).

Temor: se mantiene alto en los últimos 7 años.

El índice de temor es un índice compuesto formado por 7 preguntas: La percepción de aumento o disminución de la delincuencia en su comuna, la percepción de aumento o disminución en la violencia en la delincuencia en su comuna, la proyección de aumento o disminución de la delincuencia en su comuna en el futuro, el temor de ser víctima de asalto cuando sale de su casa al trabajo, temor de ser asaltado cuando vuelve al anochecer a su casa, temor de ser asaltado al caminar solo por su barrio y temor de ser asaltado dentro de su casa en las noches.

Si bien el porcentaje de personas que se ubican en un nivel de temor alto, confirma una tendencia a la baja en los últimos dos años, pasando de 17,9% en 2016 a 16,6% en 2017, se mantiene en un nivel superior al quinquenio 2010 – 2014.

Sin embargo, en regiones esta disminución es estadísticamente significativa, pasando de 16,3% en 2016 a 14,5% en 2017. En cambio en el Gran Santiago el porcentaje de personas con alto nivel de temor pasa de 18,8% en 2016 a 17,8% en 2017, variación que no es estadísticamente significativa. (Ver gráfico N° 19).

Las personas de nivel socioeconómico medio muestran una disminución significativa en el porcentaje de “temor alto”, pasando de 18,7% en 2016 a un 15,3% en 2017. En tanto, los nivel socioeconómico alto (12,5%) y Bajo (19,7%) muestran resultados estables. (Ver gráfico N° 20).

El “temor alto” disminuye, principalmente, entre las personas cuyos hogares no han sido víctimas de robo o intento de robo (últimos 6 meses), pasando de 13% en 2016 a 10,5% en 2017. (Ver gráfico N°21).

Evaluación ciudadana: Gobierno, autoridades e instituciones reprueban y las policías obtienen la nota más baja de los últimos 10 años.

Todas las autoridades e instituciones, incluyendo al Gobierno, muestran resultados que se mantienen dentro de los más bajos de la serie histórica.

Carabineros y la PDI —que históricamente han tenido una evaluación suficiente (sobre promedio 4,0) por parte de la ciudadanía— hoy obtienen su nota más baja de los últimos 10 años. (Ver gráfico N° 23).

La evaluación del gobierno aumenta respecto del año anterior, pasando de un 2,9 a un 3,1. Situación similar se da en el caso de los Senadores y Diputados, que aumentan en su evaluación de un 2,1 a un 2,2, aunque se mantienen como la institución peor evaluada en su tarea de combatir la delincuencia. (Ver gráfico N° 24).

El índice de desempeño policial presenta una disminución significativa en la evaluación de “desempeño alto” por parte de las personas que han sido víctimas de delitos y que han denunciado, pasando de un 30,6% en 2016 a un 23,4% en 2017. Del mismo modo, se registró un aumento significativo en el porcentaje de la evaluación policial de “desempeño medio”, pasando de un 22,2% en 2016 a un 28,4% en 2017. (Ver gráfico N°25). Finalmente la encuesta muestra que 1 de cada 2 personas evalúa a las policías con un “desempeño bajo” (48,2 % en el 2017).

La confianza en las instituciones policiales registra una disminución en relación al año 2016. En el caso de Carabineros de Chile, baja el porcentaje de personas con mucha confianza de un 27% a un 18%, mientras que en la Policía de Investigaciones las personas con “mucha confianza” disminuye de 22% a 18%. (Ver gráfico N°26).

Fotografía: El director ejecutivo de Paz Ciudadana, Daniel Johnson y el asesor de esta institución, Roberto Méndez entregaron las cifras del Índice a la prensa.