Prevención



Actualmente el país gasta el 6% del Presupuesto de la Nación en políticas y planes que tienen escaso impacto. En términos sencillos, $9 de cada $10 se destina a la persecución de los delitos, pero no en su antelación ni prevención. Chile, carece de una política clara en esta área ya que prácticamente la totalidad de su presupuesto en materia de seguridad y justicia se destina a los organismos de persecución como el Ministerio Público, Carabineros de Chile y la Policía de Investigaciones. Sin embargo, los delitos siguen ocurriendo y afectando a miles de ciudadanos.

Ante esta realidad, la Fundación Paz Ciudadana, desarrolla a través de su área de Prevención, políticas tendientes a evitar la ocurrencia de delitos y fenómenos de violencia en el futuro, trabajando con niños, niñas y jóvenes; a la vez de impulsar una agenda de largo plazo en materia de seguridad pública de largo plazo para Chile.

En el área de prevención destacan:

El programa de convivencia escolar Paz Educa.

Proyecto de Agenda Larga en materia de Seguridad Pública junto al Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

Programa Paz Educa

Paz Educa es un programa impulsado por la Fundación Paz Ciudadana —con el apoyo sostenido de la Fundación Ibáñez Atkinson— para instalar en los colegios del país, un modelo de gestión que promueva una buena convivencia entre todos los estamentos del establecimiento: directivos, profesores, alumnos , personal administrativo, padres y apoderados.

El año 2015, y de acuerdo a cifras oficiales de la Superintendencia de Educación, se recibieron un total de 10 mil denuncias. Un 37,2% de estas corresponden a denuncias sobre maltrato a estudiantes y un 11,4% derivadas de la aplicación de medidas disciplinarias. También se constatan actos de discriminación, vulneración de derechos de los docentes, agresiones sexuales, maltrato a profesores y otras infracciones de carácter administrativo.

Historia del Paz Educa

En 2005, el equipo de la Fundación elabora el Programa “Paz Educa”, basándose en el modelo Positive Behavior Interventions and Supports (Intervenciones y Apoyo al Comportamiento Positivo), creado en 1992 por el Instituto de Comportamiento Violento y Destructivo de la Universidad de Oregon, EE.UU., programa con amplia evaluación de impacto y que hoy es el con mayor cobertura en dicho país, lograda con fondos del Departamento Federal de Educación.

En Chile, el programa fue adaptado y ejecutado a modo de piloto en tres establecimientos en la comuna de Puente Alto entre 2005 y 2006, por Fundación Paz Ciudadana con la asesoría del director del instituto recién mencionado, Jeffrey Sprague, y la colaboración de la Fundación San Carlos de Maipo.

A partir de resultados positivos en su evaluación, el programa se implementó nuevamente en el período 2007-2008, esta vez en las comunas de Recoleta y Huechuraba.

En 2011 se promulgó la Ley N° 20.536 sobre Violencia Escolar, la que incluye dentro de sus exigencias para los establecimientos educacionales, la construcción e implementación de un “Plan de Acción en Convivencia Escolar”. En el caso de los establecimientos con subvención preferencial, las acciones en convivencia escolar estarán además integradas en sus planes de mejoramiento educativo (PME).

Con el fin de brindar un apoyo a los colegios en esta tarea, la Fundación Paz Ciudadana y la Subsecretaría de Prevención del Delito elaboran un manual basándose en el programa Paz Educa, describiendo cómo instalar el sistema de gestión, paso a paso, en un período de dos años. Esta versión del programa fue bautizada como “PreVE” (Programa de Prevención de Violencia Escolar), y fue implementada en 2013 y 2014 en un total de 53 establecimientos de las regiones Metropolitana, Valparaíso y Libertador Bernardo O’Higgins, estableciendo un grupo de control con el objetivo de evaluar su impacto. De estos colegios, 13 recibieron asesoría directa de la Fundación Paz Ciudadana, específicamente en las comunas de La Florida y Lo Barnechea, ambas de la Región Metropolitana.

En estas experiencias, la Fundación Paz Ciudadana trabaja con los lineamientos originales del PBIS, tales como la prevención universal, selectiva e individual; los reconocimientos; los sistemas de información; el análisis físico-situacional y la supervisión activa de áreas comunes.

Durante el PreVE (2013-2014), se incorporan además elementos que enfatizan el enfoque formativo impulsado por la Política Nacional de Convivencia Escolar (2012), que define la formación como un proceso orientado al logro de la autonomía moral y en el cual participan distintos actores de la comunidad educativa. En este sentido, en la asesoría se refuerza la participación de la comunidad, la articulación con redes de apoyo y el nexo con el sostenedor del colegio, además de incluir nuevas exigencias requeridas por el Ministerio de Educación en el área, tales como la actualización del Manual de Convivencia o la construcción de protocolos para actuar, por ejemplo, ante situaciones de maltrato infantil o acoso escolar.

Con el fin de facilitar la consideración de tan diferentes aristas dentro de un mismo plan de acción, es que todos estos elementos fueron agrupados en ejes de trabajo, llamados “ejes de gestión”, conteniendo cada eje distintos componentes. Se establece de esta forma el Modelo de Gestión en Convivencia Escolar Paz Educa, entendiéndolo como un sistema integral de diagnóstico, intervención y evaluación de la convivencia.

Cabe en este punto necesariamente hacer la diferencia entre el modelo Paz Educa y el programa homónimo: el primero da cuenta de una propuesta de organización, útil para planificar, identificar focos de intervención y monitorear la implementación de acciones; mientras que el programa se refiere a la capacitación, instalación y evaluación de los distintos componentes propuestos en el modelo, en un período de tiempo determinado. En efecto, la revisión de la convivencia desde el lente del modelo es una tarea permanente, cuyos componentes son dinámicos, pues pueden sufrir variaciones año a año.
Los ejes del Modelo:

Este modelo consta de cuatro ejes de gestión de la convivencia en una escuela, los cuales se plantean a continuación:

  • Disciplina formativa.
  • Sistema de información.
  • Prevención selectiva e individual.
  • Prevención situacional.

Encuesta de factores de riesgo

Desde 2014, y en convenio con la Fundación San Carlos de Maipo, nuestra institución trabaja en distintos colegios del país para identificar cuáles son los factores que llevan a los estudiantes a desertar del sistema escolar y/o a emprender conductas violentas en el futuro.

Fue así como ese año, profesionales de la institución encuestaron a más de 2 mil 300 alumnos, lo que permitió identificar sus principales experiencias en el área, conductas, creencias, así como la prevalencia y frecuencia de consumo de alcohol y drogas.

Comunidades que se cuidan

“Comunidades que se cuidan” (CTC). Así se llama el modelo de gestión que pretende implementar en tres comunas de la región Metropolitana las fundaciones San Carlos de Maipo y Paz Ciudadana, con el fin de optimizar el trabajo sobre problemáticas que afectan principalmente a niños y jóvenes. La Fundación San Carlos de Maipo ya se encuentra implementando el modelo y Fundación Paz Ciudadana, ya concluyó su colaboración que fue en las etapas iniciales del proyecto.

Se trata de un modelo de gestión que parte desde las propias opiniones de los niños y jóvenes, lo que es muy valioso para desarrollar estrategias para abordar distintas problemáticas para después evaluar su impacto.

El programa CTC es un sistema preventivo desarrollado por la Universidad de Washington e implementado en nueve países del mundo con resultados altamente positivos. En América Latina, Colombia es pionera en su implementación.

A través de éste, es posible desarrollar procesos de articulación comunitarios que —basados en datos reales del perfil de las comunidades— contribuyen a la identificación de factores de riesgo y protección asociados a comportamientos problemáticos.